Descodificación biológica

Hace ya unos meses que supe de este termino, la verdad nunca había escuchado sobre ello pero me llamo la atención que me lo recomendarán cuando estaba en crisis de ansiedad.

Mi primer contacto con una sesión para conocer un poco y saber de que iba me dejo totalmente en shock, ya que dejamos de largo cosas tan básicas y simples que están en nuestras manos y no las vemos.

Sin más aquí les dejo la introducción de nuestro especialista Joao Vallejo, él nos platicará más en forma y un poco más a detalle este gran tema.

¿Qué es la Descodificación Biológica y para qué ayuda emocionalmente?

La Descodificación Biológica se origina a partir de las 5 leyes biológicas. Es un acompañamiento emocional que no suple ninguna otra práctica médica o psicológica. 

Utiliza el camino directo de las emociones para descubrir los conflictos biológicos. Siempre antes de la aparición de un síntoma, la persona ha vivido un conflicto biológico (o bioshock) con una gran carga de estrés. Éste conflicto se define como una situación vivida en soledad, de manera inesperada, dramática, sin solución y sin expresión.

Si el síntoma aparece es porque responde a una necesidad concreta que la biología de la persona la percibe como no satisfecha. Cada conflicto o problema tiene un órgano específico en el cuerpo en el que va a exteriorizarse ya que necesita una salida

Descodificar es, en realidad, aprender a hablar el idioma del cuerpo. Entender que cada síntoma tiene una función; y es en base a esa función y utilidad que los descodificadores vamos a buscar en la etapa biográfica de la persona cuáles son los momentos a los que el síntoma está brindando una solución.

¿Qué es lo primero que hacemos cuando estamos enfermos? Por lo general, intentar eliminar la enfermedad y erradicar los síntomas. Es normal no querer sentir molestias. Sin embargo, cuando por ejemplo tenemos una fractura que sabemos que tomará tiempo en poder soldarse, no tomamos una pastilla para acelerar dicho proceso o para detenerlo porque “no nos gusta”. 

El desafío está en comprender que cuando una situación de estrés biológico se produce, el cuerpo pone en marcha los mecanismos de curación natural. Se trata de encontrar cuál es el sentido de lo que estamos viviendo en el momento presente y preguntarnos para qué sirve lo que nos ocurre, aunque no nos guste la vivencia.

La Descodificación Biológica acompaña a la persona a que encuentre el instante concreto de la activación del estrés, para lo que usa el lenguaje de los órganos haciendo una hipótesis o una pregunta que hable de la función biológica y que despierte en la persona las emociones junto con las sensaciones corporales. 

Tenemos en cuenta también que los seres humanos repetimos todo lo que hemos aprendido y que si hoy tenemos un determinado problema es porque tiene un origen o un programa inicial. El cual puede situarse en nuestra infancia, nacimiento, embarazo, concepción o incluso en la vida de nuestros ancestros de los que copiamos modelos o “formas de hacer” en un intento de traspasar lo que no se ha podido aceptar.

Una vez localizado el evento, se acompaña a la persona a través de las sensaciones corporales a conectar con su cuerpo para descargar el estrés y en función de la necesidad insatisfecha, se aporta el recurso que faltó en ese momento. Es biológico. Es nuestro cuerpo quién nos indica si hemos o no eliminado ese estrés. Es solo cuando la persona libera las historias inconclusas que el síntoma no tiene razón de ser. El aprendizaje de la Descodificación Biológica requiere la comprensión de un nuevo paradigma sobre la escucha de nuestro cuerpo y un aprendizaje de cómo se deba acompañar emocionalmente a las personas respetando el ritmo de cada uno y sus necesidades.

Photo by Vladislav Muslakov on Unsplash

Eres Emociones